Una Whopper que trasciende las barreras del lenguaje

David Miami y Burger King presentaron esta semana la campaña Whopper Sign, en la que El Rey, el personaje que representa a la marca —y que hasta ahora nunca había emitido palabra en sus apariciones— finalmente habla al público. La sorpresa es que lo hace utilizando el American Sign Language (ASL).

La intención de la cadena de comida rápida es celebrar el Día Nacional del Lenguaje de Señas, que en Estados Unidos se realiza cada 15 de abril, y buscar incluir a la comunidad no oyente, además de concientizar al público sobre los problemas de audición.

Bajo ese contexto, en esta primera vez que El Rey se comunicó con los consumidores de la marca, los invitó a inventar una seña para la palabra “whopper”.

Sobre esta propuesta, Fernando Machado, vicepresidente senior global de brand management en Burger King, dijo a través de un comunicado que «la marca se basa no sólo en incluir a todos, sino también en celebrar a todos”. Esta ha sido la filosofía de la cadena de comida rápida, que trabaja con el concepto «your way», es decir que todos los consumidores sientan que en BK, pueden pedir las cosas a su manera.

Burger King también ha creado una versión del ASL de su logo, y está haciendo una donación de becas beneficiando a los estudiantes que están dedicando sus estudios con el lenguaje ASL e interpretaciones, a través de la Fundación Burger King McLamoreSM.

bk-logo

Una comunicación más real

La iniciativa publicitaria de Burger King, efectiva y emotiva, es parte de las propuestas que están teniendo muchas marcas globales para adaptar su discurso a las exigencias del consumidor de hoy. Por ejemplo, los millennials son más críticos con las empresas cuando se trata de inclusión e integración. Según Rajiv Menon, analista cultural de TruthCo., este grupo generacional busca conectarse con propuestas «omniculturales».

Hace poco, Disney Parks, presentó un spot en el que muestra la sorpresa que dio a una niña sordomuda. Mientras tanto, otras marcas adaptan sus productos para este tipo de necesidades, que responden a un mercado cambiante y en constante evolución. Tal es el caso de Barbie, que presentó nuevos modelos de muñecas, con figuras y características más reales, y Lego, con propuestas de nuevos juguetes como el «papá amo de casa»; acciones que buscan apegarse más a la realidad.

Incluso Burger King ya había manejado anteriormente mensajes inclusivos, como cuando realizó la campaña Proud Whopper, que trataba de reflejar la realidad de la comunidad LGBTI y mostrar que todos somos iguales por dentro.

Sin duda, este tipo de iniciativas, que hablan directamente a grupos a veces olvidados por las empresas, son dignas de aplaudir; sobre todo si están bien logradas, con conceptos aterrizados de manera eficaz. Pero también deberíamos preguntarnos si las marcas deberían ir más allá y acompañar estas comunicaciones con acciones más tangibles. Ahora parece ser el momento ideal para hacerlo.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply