Moda y tecnología, una combinación revolucionaria

La Met Gala —el evento benéfico que da inicio a la exposición de moda anual del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte— es uno de los acontecimientos más importantes para los amantes de la moda. Las celebridades y estrellas de Hollywood se visten cada año de acuerdo a una temática distinta, poniendo a prueba las habilidades de sus diseñadores y estilistas.

Este 2016, la edición celebrada ayer 2 de mayo, tuvo como temática ‘Manus x Machina: Fashion in an Age of Technology’; centrando la velada en la dicotomía de las creaciones entre la Alta Costura y la inclusión de las últimas innovaciones tecnológicas en su diseño.

Muchos de los invitados «fracasaron». No lograron llevar el concepto a la realidad en su vestimenta. Para Vanessa Friedman, directora de moda y chief fashion critic de The New York Times, el problema es que al escuchar la conjunción de moda y tecnología, muchos diseñadores, tomaron como referencia a Mr. Roboto. Pero hay un mundo de posibilidades cuando estas dos industrias se combinan.

Así, las creaciones producto de las mentes que lograron entender ese concepto fueron las que más llamaron la atención. Estos diseños incorporan la tecnología de modo inteligente a los diseños, sin quedarse en la superficie, como disfraces de alguna película espacial.

Uno de ellos fue el vestido utilizado por Claire Danes y diseñado por Zac Posen que, aunque con un corte clásico que recordaba al traje de Cenicienta, atrajo las miradas por el material.

Magic moments!! Zacposen #metgala #clairedanes

A video posted by @zacposen on

La prenda que vistió la actriz es elaborada a base de organza tejida con fibra óptica y con 30 mini baterías cosidas a su estructura interna. En una entrevista, Zac Posen dijo: «Pasé por una secuencia de etapas a través del proceso de drapeado del traje, jugando con el movimiento y la estructura para capturar la ingeniería emocional».

 El otro vestido que atrajo las miradas fue el utilizado por la modelo Karolina Kurkova, diseñado por la casa de moda Marchesa con ayuda del sistema cognitivo de inteligencia artificial Watson, de IBM. El vestido, decorado con flores y equipado con luces LED, proyectaba distintos tonos de color dependiendo en el sentimiento general de los tuits acerca de la Met Gala.

El algoritmo detrás del funcionamiento del traje es Watson Color Theory, que conecta las emociones a colores, además de Watson Tone Analyzer, un servicio capaz de detectar las emociones en los textos.

Aunque estos dos ejemplos nos muestran claramente cómo la tecnología podría revolucionar la industria de la moda, no es la primera vez que se desarrollan este tipo de creaciones. Algunas marcas tecnológicas están trabajando de la mano con casas de moda o diseñadores para crear vestuario inteligente con un valor agregado.

Hace poco, Intel presentó su butterfly dress, un vestido inteligente con un chip incorporado que utiliza las mariposas como elemento principal del diseño. Gracias a la tecnología, algunas de las mariposas de la prenda, «vuelan» fuera del vestido, como muestra el video a continuación.

¿Están las marcas de la industria de la moda preparadas para el reto de incorporar la tecnología a sus diseños de manera funcional?

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply