Una marca honesta es una marca exitosa

Pensemos en nuestros clientes, esas personas que mantienen viva a nuestra marca. Ellos nos conocen, nos recuerdan, nos buscan, nos tienen presentes, y sobre todo, nos quieren. Pero, ¿confían en nosotros?

La confianza no nace de manera instantánea, se construye a través del tiempo. Sonará obvio, pero, para que nuestros clientes confíen en nosotros, tenemos que ser honestos. Esto quiere decir, ser auténticos y proyectar a nuestra marca tal y como es. Esto se logra a través de las acciones, la filosofía de la marca y los valores detrás de esta.

Te invitamos a comprobar si tienes asegurada la lealtad de tus consumidores. Para hacerlo, pregúntate si cumples con los tres atributos clave de una marca confiable:

Son Transparentes

La transparencia es sinónimo de la honestidad. Esta cualidad busca destacar la personalidad intrínseca de la marca, sin inventar cualidades y respetando todas las características que la componen. Según un reciente estudio de Food Revolution, 94% de los consumidores toman en cuenta la transparencia en el momento de la compra.

Sin embargo, esto es un asunto que va más allá de vender. Se trata de respetar a nuestros consumidores y plantearnos la promesa de no mentirles. Así, nuestra relación con ellos será más saludable y duradera.

En el 2015, Panera Bread lanzó su campaña “Food as it should be” para resaltar su promesa de marca de no usar ingredientes artificiales. Además de su material audiovisual, renovaron su menú e incluyeron la cantidad de calorías que contiene cada plato.


Otro excelente ejemplo de una marca transparente es Pacari. Su nombre ​significa​ ​​naturaleza​​ ​en​ ​quechua y fue ​elegido​ ​a​ ​partir​ ​de​ ​la creación​ ​de​ ​este​ ​chocolate. Son ​productos​ ​de​ ​la​ ​tierra,​ ​100​ ​%​ ​naturales​ ​hechos​ ​con​ ​cacao​ ​fino ecuatoriano.​ ​De​ ​esta​ ​manera,​ ​garantizan​ ​productos​ ​saludables, orgánicos y demuestran la prioridad por la salud de sus clientes.

Son “Guardaespaldas”

Las marcas confiables también son valientes, y están listas para enfrentar cualquier problema que ponga a su consumidor, o a sus empleados, en riesgo. En otras palabras, son protectoras. Tomemos como ejemplo a Apple, los cuales se negaron a darles al FBI, las herramientas para desbloquear sus celulares en medio de una investigación. ¿Por qué? Para mantener segura la privacidad de el resto de sus usuarios.

Los momentos críticos de la vida de nuestro consumidor, también son una oportunidad importante para demostrar que estamos con ellos. El más reciente caso en nuestro país: el terremoto de Abril 2016. Fueron varias las marcas que pusieron de su parte para levantar al país de esta catástrofe, por ejemplo, Coca-Cola y su acción con sus vallas publicitarias:

También, Movistar cuando ofreció su servicio gratis a los afectados:

Se equivocan…y lo admiten

Un error, nos puede pasar a todos. Lo importante es que tu marca decida qué hacer con ello. Las marcas confiables se equivocan y no lo esconden, sino que hacen lo posible para reparar el daño. La manera en que respondemos a las crisis, dice mucho de nosotros.

El problema que tuvo Chipotle con los casos de E. coli el año pasado, dice mucho de la marca. Estuvieron a punto de abandonar el mercado, pero, tomaron los pasos indicados y se concentraron en resolverlos local por local. Pero siempre, comunicándose con el público.

Noe Sushi Bar, en el 2015, se enfrentó a un problema: un cliente compartió en redes sociales, uno de sus platos con un gusano. La marca tomó las riendas del asunto de manera instantánea, pero jamás negó el error, sino que compartió la solución.

Recuerden: la confianza se gana con el tiempo, pero, vale la pena luchar por esta porque solo con la lealtad de nuestros consumidores, nuestra marca va a sobrevivir. Entonces, empecemos por ser honestos, transparentes, protectores, pero sobre todo, demostremos lo imperfectas que nuestras marcas pueden ser. Solo así, seremos llamado auténticos e inspiradores.

 

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply