The Dead Flower Project: recuperando al país una flor a la vez

Con rapidez y valentía José Serrano y José Reinoso, creativos de Paradais DDB, decidieron transformar la crisis que ocasionó el paro nacional en el sector florícola, en un proyecto que nos invita a concientizarnos sobre qué podemos hacer por nuestro país. Ellos nos cuentan -en una entrevista exclusiva con Insights- cómo se desarrolló The Dead Flower Project.  

 

Este proyecto creado para el Ministerio de Agricultura y Expoflores, se basa en la venta de flores marchitas, cuyas ganancias serán destinadas a programas de reincorporación económica y de capacitación del sector. Los beneficiarios serán pequeños agricultores con capacitaciones de todo tipo. Sin embargo, los creativos destacan que la iniciativa busca, además, concientizar a los ecuatorianos sobre los daños causados en las protestas. Lo hicieron transformando una pérdida en una oportunidad.  

Y es que durante los 12 días de paro nacional, unas 12.000 toneladas de flores se marchitaron. Para la industria floricultora esto representó perdidas aproximadas de $40 millones; afectando a 300 mil familias. Para recuperarse, le tomará al sector florícola entre cuatro y seis meses, informaron medios nacionales. La ejecución de The Dead Flower Project pretende reaccionar sin esperar más. 

Los primeros puntos de venta de The Dead Flower Project fueron vendedores ambulantes y florerías frente al cementerio. Actualmente se utilizan plataformas digitales como la web deadflowerproject.com, MercadoLibre, OLXPicker; además de activar un crowdfunding en GoFoundMe. El precio de una flor unitaria es de $7, un bouquet por $15 y si compras una caja de flores cuesta $60. La campaña inició el 19 de noviembre y finaliza el 15 de diciembre. 

Esta idea nos demuestra que acciones sencillas pueden generar impactos positivos para un sector, sin la necesidad de procesos complicados; solo con buenas ideas y herramientas facilitadoras. Así, Reinoso indicó que las marcas deben tener valentía para unirse a causas como estas, pero el valor también debe venir de los creativos.  

« Inspírate con Fernando Machado: uno de los CMO más innovadores »

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de The Dead Flower Project (@thedeadflowerproject) el

Paradais DDB llegó a este concepto tan solo viendo las noticias y actuando inmediatamente. “Cuando la idea tiene un objetivo concreto y una solución sencilla, las puertas se abren rápidamente”, comentó Serrano sobre la inmediatez de los clientes para aprobar la iniciativa. “Ellos tienen mucho mérito en la ejecución”, complementó Reinoso. 

“Las personas podrían creer que hay barreras más grandes para llegar a este tipo de clientes, pero cuando la idea tiene un objetivo concreto y una solución sencilla, las puertas se abren rápidamente”. José Reinoso, creativo de Paradais DDB.  

Más allá del dinero recaudado, los creativos resaltan la capacidad de The Dead Flower Project para generar concienciaPara ellos es primordial que la sociedad pueda ver los daños causados a toda una industria, tras una crisis que ha dejado grandes estragos en todo un país. Lo hicieron presentando un producto aparente inservible, pero dándole un valor abstracto difícil de cuantificar.  

Ellos están más que contentos por poner su “granito de arena para aportar al país, especialmente los floricultores y sus familias. The Dead Flower Project nos invita a cuestionarnos qué tan valientes y rápidas son las marcas para reaccionar en tiempos de crisis, indistinto a los resultados que se quieran tener.  

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply